Somos sujetas políticas para el cambio – Entrevista a Lohana Berkins

Lohana Berkins, trava, comunista y luchadora por la igualdad se sentó con Puño y Letra en Enero de 2015 para hablar de todo: las leyes, los proyectos, las perspectivas de la comunidad trans y el rol de la izquierda.

¿Hoy en día, cómo es la vida de una transexual en Argentina? ¿Cómo sobrevive?

Yo voy a hablar desde dos lugares. Uno es la situación histórica que nosotras vivimos durante muchos años de ser uno de los grupo más marginalizados. Los cuales frutos de nuestra ignorancia y de la violencia institucional, social, nosotras pensábamos que vivíamos en un país donde no teníamos ningún derecho, y cuestiones fundamentales como el acceso a la educación, a la salud, a la vivienda y a un empleo, eran cosas impensadas. Nosotras habíamos comprado esa premisa que sólo podíamos ser prostitutas y no podíamos ser otra cosa. Esa etapa fue muy dura, porque no sólo los estados no se hacían cargo de nosotras ni de generar ninguna política, sino que sufríamos en carne propia la represión tanto en la última feroz dictadura militar como también ya recuperada la democracia. Los aparatos represivos no habían sido desmantelados, los edictos policiales que nos controlaban seguían intactos, entonces para nosotras no había cambiado mucho. Esta fue la primera etapa de nuestra historia, donde murieron muchas compañeras por causas evitables con un promedio de edad que no superan los 40 años, cuando la expectativa de vida de la población mundial es de 72 años.

Después nosotras empezamos a cambiar. Primero en los ’90, reconocimos nuestra condición de víctima, y descubrimos que éramos víctimas de un sistema opresivo, capitalista, patriarcal y que no éramos las únicas. Luego, inmediatamente nos convertimos en sujetas políticas para el cambio, esa fue el momento más interesante. El hecho simbólico más fuerte, fue cuando asumí la secretaría de Patricio Echegaray en la Legislatura Porteña. En este momento fue como una revolución, una travesti trabajando en el estado, como secretaria de un legislador y además comunista. El combo era explosivo. En ese momento, no dimensionamos la trascendencia que iba a tomar.

Después, en nuestra comunidad empezamos a saltar el círculo de la discriminación y a creer que podíamos hacer otras cosas. Y la sociedad que nos empiece a ver como fuerzas productoras de trabajo. Otros cuerpos empezaron a pugnar en la dialéctica del trabajo. No sólo hay una representatividad, sino que hay otros. La última etapa es la que vivimos ahora. Que si bien es cierto que todavía no podemos hacer un balance de todo ese cambio porque estamos en una etapa transicional, pero igual podemos señalar que estructuralmente las condiciones de las travestis no han cambiado. La mayoría de las travestis seguimos siendo pobres, no tenemos un acceso masivo al empleo, por ejemplo recién ahora estuvimos en la entrega de diplomas del primer bachillerato travesti, donde 30 compañeras recibieron su título secundario. Aunque sea transicional es muy augurioso el futuro, pero no hay que perder la mirada, primero, en profundizar esos cambios y, segundo, en mantenerlos, porque si vos lees cualquier declaración de los futuros candidatos a presidentes todos dicen: “se acabó el curro de los derechos humanos”. Entonces, esto nos pone en vigilia, en alerta, ya que el futuro no está asegurado. Hay que estar atentos y redoblar los esfuerzos, para no retroceder.

¿La sociedad cómo mira y trata a la comunidad trans? ¿Sigue con ese estigma hacia las travestis?

Cuando me hacen siempre esta pregunta, para mí la mejor respuesta es que no se si la sociedad toda ha cambiado, porque los iconos de representatividad social siguen siendo los mismos: la pensadora derechista Mirta Legrand con sus almuerzos y Tinelli con sus shows. Es decir, las corporaciones mediáticas siguen siendo las mismas y reproducen el mismo discurso y van cambiando las formas de discriminación, cada vez son más sutiles.
Lo que yo si valoro y es importantísimo para el cambio, es que la sujeto o el sujeto oprimido sea el que cambie. Si vos no logras ese cambio, si no tomas la conciencia de lo que te está pasando, de entender que esto es parte de un sistema y como se da la situación de la opresión, es muy difícil que la sociedad cambie. Entonces, como nosotras hemos cambiado. Nosotras somos “frescas”, en términos travestis. Por ejemplo, yo voy a todos lados, nunca pienso que haya un lugar al que no puedo ir, cosa que antes pasaba. Ahora nosotras vamos a todos lados. El hecho de saltar la barrera histórica de gueto donde vivíamos, la sociedad no te pone más atención. La cotidianeidad de ver travestis en las universidades, en las escuelas, en los trabajos, en los partidos políticos, hace que la gente empiece a pensar de otra manera. Esto va cambiando las estructuras y las formas de pensar.. Habrá un sector que no lo va a cambiar nunca su ideología y su forma de pensar, Macri no lo va a cambiar ni de acá a 1000 años. Pero hay otra gente que lo va a ir modificando, y eso tiene que ver con nuestra postura clara y con la inserción que nosotras hagamos en lugares donde no estábamos. Esto, para mí, es el mejor cambio.
Y uno de los éxitos del activismo travesti en la Argentina es justamente que nosotras supimos articular con todos los movimientos sociales. Tensionamos a todos, y si no formamos parte del movimiento nacional, popular y democrático, si no discutimos en los partidos políticos, va a ser imposible el cambio.

Hace poco los medios hicieron todo un escándalo del proyecto de ley de Rachid que tenía ya varios años. ¿Vos qué pensás de esto?

Es una mamarrachada.Nosotras presentamos un proyecto con la diputada Diana Conti de resarcimiento económico a personas que hayan sido víctimas de la represión policial, de violencia institucional y que además sean comprobables con argumentos de peso. De hecho, yo misma me presenté y pedí mis propios antecedentes. Como sería la primera vez que no sólo en términos económicos sino en términos simbólicos el Estado reconocería nuestra condición de víctima. Rachid, como no quería quedarse atrás y muere por la prensa, sacó ese sacha proyecto y la gente se enardeció. Ella quería empardar nuestro proyecto, por suerte tenemos mucho más consenso y respaldo, tiene trabajo realizado por activistas, organizaciones y abogados. Y con esto le hizo el juego al macrismo, ya que tiene muchos negocios con ellos. No tiene nada que ver el proyecto de ella con el nuestro.

¿Y el tuyo que implica?

El nuestro dice que el Estado reconozca a travestis que hayan sido víctimas de la represión policial, de los edictos. Ya la existencia de los edictos policiales en sí mismo es la prueba de la persecución a las transexuales. Porque si vos tomas todas las encuestas y los datos que tienen ellos mismos, eran aplicados esos edictos y fallos selectivamente a travestis, prostitutas, chicos de la calle, villeros, negritos. Esos edictos fueron declarados inconstitucionales varias veces. Entonces, nosotras decíamos que si los seguían sosteniendo es porque hacían ese tipo de control violatorio de todos los derechos humanos. Después lo que pensamos es que el propio Estado como tiene eso datos, nos los de con nuestros antecedentes. Entonces varias compañeras nos presentamos, pedimos nuestros antecedentes y efectivamente sale cuando y como nos detuvieron.
Entonces, la ley que presentamos es para asegurar una pensión vitalicia para garantizarle una mejor calidad de vida y un final feliz de su vida a la travestis de entre 40 y 50 años. Además, si esto lo presentas con la edad de mortandad, no hay muchastravestis que se vayan a presentar.

Por otra parte, nos parece mucho más importante, que empiece a quedar registros grabados y que la sociedad conozca en realidad como fue nuestras vidas. Acá hubo un Estado que nos privó de todo, y que nos controló todas nuestras vidas. Todavía en la ciudad de Buenos Aires existen estos Códigos de Convivencia. Existen las persecuciones. El 80% de las faltas que se hacen en la ciudad de Buenos Aires son a extranjeras, a compañeras travestis peruanas, chilenas, bolivianas, etc., que viven acá. Entonces, todavía existe la persecución sistemática por parte del Estado.
Además, usamos los mismos argumentos que utilizaron para el reconocimiento de derecho a hijos, a familiares, y a detenidos desaparecidos. Encuadramos en las mismas leyes, en que nosotras también revestimos una condición de víctimas.

¿En qué estado se encuentra el proyecto de ley?

Nosotras creemos es que cuando empiece el nuevo periodo legislativo tiene chance de ser promulgado. Ahora lo que estamos tratando de hacer es instalar el tema en el debate. El proyecto de ley lo estamos llevando a diferentes lugares para que sea debatido.

¿Cómo se creó y cómo se organiza la Cooperativa de Trabajo Nadia Echazú?

La Cooperativa fue la primera escuela cooperativa que empezó a funcionar en 2004. Un día estábamos discutiendo diez travestis de las cuales la única que tenía un empleo era yo. Entonces, nosotras entendimos que había un problema, que era el empleo. La compañera Nadia era una travesti salteña que murió muy joven víctima de la represión policial. A partir de esto, decidimos fundar la Cooperativa. Era una escuela por la cual las compañeras debían pasar tres meses por un curso de aprendizaje. La verdad es que nadie se fue de las originales que empezamos, y después pasaron 200 compañera, las cuales se fueron porque crearon sus propios emprendimientos. Hoy, hay 12 cooperativas de travestis en todo el país. La idea era que conocieron la dinámica del trabajo, que se socializaran en el mundo laboral, ya que ninguna había tenido una experiencia laboral, sumada a toda la historia de la violencia, el descreimiento, la perdida de la autoestima que da la prostitución.

¿Nos contás en qué trabaja la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual, la ALITT?

La cooperativa es la parte textil del trabajo. Y ALITT es la parte donde hacemos cabildeos, leyes. La ley de identidad de género que se aprobó es la que hicimos nosotras. Ahora, como yo trabajo en la justicia, nos metimos rápidamente ahí, armamos talleres, charlas, ALITT tiene más que ver con eso, interactuar con la academia, encuentros internacionales.Ahora estamos haciendo incidencia para que se reglamente el artículo 11 de la ley de identidad de género, que habla respecto a la salud y que justamente no se implementó.También hacemos patrocinio, porque tenemos un grupo de abogados que toman una causa y la siguen a muerte, por ejemplo con las obras sociales. Como ahora hay muchas travestis que tienen empleo, las obras sociales no las quieren atender, ¿me entendés?. Yo, en mi propia obra social me hice poner “travesti”. Me dijeron “no, porque es ofensivo”, y les dije que yo quiero que se sepa que soy travesti, porque si el día de mañana tengo una complicación por ahí tiene que ver con mi condición de travesti es importante que se sepa. Yo soy una trava.

Y en este caso, ¿cuál es la propuesta?

Primero, que la Superintendencia se haga cargo de aceptar, porque la ley tiene que ser de cumplimiento nacional. Es decir, no hay nadie que pueda decir yo no voy a cumplir con la ley. Hay una fantasía de que el sistema de salud va a caer si atienden a transexuales. Los médicos que nos atienden a nosotras son los mismos que están en los hospitales públicos. Una hormona no cuesta millones de dólares. No tiene justificativo.
Todos estos casos los estamos recopilando para ver la forma de presentar una solución al problema que tenemos. Hay gente que necesita la ley para defenderse.

¿Qué mensaje te gustaría dejarles a los jóvenes que leen “Puño y Letra”?

Primero, ya el nombre me parece muy lindo, muy subjetivo, porque son ustedes mismos los que están escribiendo y contando sus experiencias y los que quieren contar su propio conocimiento. Estos temas tienen que ser temas como cualquier otro, no temas subsidiarios, sino temas que produzcan el debate. Cuando el sistema nos oprime, nos va a oprimir a todos por igual. Va cambiando de cara, el capitalismo va mostrando sus miles de facetas.

Y sobre todo, fíjense como se ha avanzado en generar a los jóvenes como una amenaza, a los jóvenes que se organizan y luchan se los han convertido en una amenaza. Siempre se dice que son vagos y no piensan. La juventud, como la niñez, son construcciones sociales y como ya no le es funcional, la han convertido en peligroso. Ser joven es una peligrosidad. Que hoy los compañeros se estén organizando, estén produciendo, estén pensando el mundo en el que vivimos y en el que vamos a vivir, a mí me parece de un valor único, porque esto te da pauta que no fue inútil la lucha que dieron muchísimos de compañeros, y mantiene la esperanza latente de cómo se cambian las cosas, y que no es decir que nos vamos a ir y que el mundo se va a acabar acá. No se va a acabar nada, porque hay esas ganas de enfrentarlo. Y también de vivir en un mundo sin prejuicio. Vivir en un mundo desgenerado, un mundo sin género. Donde una niña trava pueda ser de La Fede (Federación Juvenil Comunista) y sea una camarada de La Fede, donde no tenga que estar todo el tiempo machacando con la mirada triste. Que sus preocupaciones sean otras, la que es de todos los jóvenes. No es solo la diversidad sexual, hay temas como el feminismo, el derecho al aborto, el derecho a la paternidad. Porque la paternidad siempre se da como un hecho, no se discute. Si no cuestionamos los metafundantes de la sociedad no vamos a avanzar. El Che lo dijo que un verdadero revolucionario se mueve por sentimientos de amor, la lucha. ¿En definitiva por qué luchamos? Por eso, por ser feliz, por garantizar nuestra felicidad y la de todo el mundo. Desde que yo ingresé al Partido siempre digo: “mira querido, el que cambió verdaderamente es el Partido Comunista, porque después de una trava ya está. ¿Qué más podes pedir?”.

Emiliano Fidel Lomlomdjian.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s