Con unidad y organización frenamos el ajuste en CONICET

Balance del conflicto en defensa de la ciencia y el CONICET

1

Luego de 5 días de toma del Ministerio de Ciencia y Tecnología (MinCyT) y de varios Centro Científico Tecnológico (CCT) del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en el interior del país, el día viernes 23 de diciembre se firmó un acuerdo entre el Gobierno y las organizaciones de investigadores y científicos. El mismo establece la continuidad de lxs 508 trabajadorxs por un año y crea una mesa de articulación entre el CONICET, organismos de Ciencia y Técnica y Universidades para que los postulantes recomendados se incorporen a estas instituciones con una remuneración equivalente a la clase de investigador para la que fueron recomendados al CONICET. El acuerdo logrado demuestra que la negación a incorporar nuevos investigadores a la  Carrera del Investigador Científico (CIC) no constituye un problema presupuestario, sino de decisión política del gobierno del PRO – Cambiemos, cuyo proyecto de país no contempla ni es compatible con un alto nivel de desarrollo de la ciencia argentina.

Desde el Movimiento Universitario de Izquierda consideramos importante que desde el movimiento estudiantil se reflexione sobre esta experiencia en la que, si bien por sus características los estudiantes no hemos sido los actores principales, es posible y necesario analizar las condiciones que permitieron que este conflicto llegara en un primer momento a lograr una victoria frente al proyecto ajustador del gobierno de Mauricio Macri.

En un año donde el ajuste presupuestario del gobierno sobre las universidades comenzó a sentirse con fuerza: muchas casas de estudio se declararon en situación de no poder afrontar el pago de sueldos y tarifas; lxs docentes tuvieron que afrontar una lucha extensa para poder evitar la pérdida de poder adquisitivo del salario debido al irrisorio aumento propuesto por el gobierno. También sucedió, como consecuencia del aumento del dólar, una reducción considerable de la capacidad de compra de los insumos para las Facultades de ciencias exactas, biológicas y naturales principalmente, entre otras circunstancias que dificultaron el normal desarrollo de las actividades de enseñanza, investigación y extensión. El ataque a la ciencia lo hemos visto también fuertemente en la desarticulación de los proyectos de soberanía espacial con la venta de ARSAT 1 y 2, y la suspensión de ARSAT 3.

Párrafo aparte merece el aumento del costo de vida (alquileres, transporte, alimentos, tarifas, fotocopias) que vuelven a generar condiciones en las que el factor económico juega un importante papel elevando los niveles de deserción. Ante estas situaciones, que demuestran que el avance del gobierno sobre la educación superior y la ciencia se produce en todos los planos, el movimiento universitario en su totalidad dio gigantescas muestras de unidad en la lucha, como lo fue la marcha del 12 de mayo, que luego también fue replicada en la concentración del 27 de Octubre contra el ajuste en Ciencia y Técnica.

Ante el anuncio de los 500 investigadorxs expulsadxs del CONICET hace algunas semanas, lxs estudiantes entendimos que era completamente necesario apoyar la lucha de becarixs e investigadorxs como parte de nuestra lucha por una universidad y un sistema científico que generen conocimiento por y para el pueblo, el desarrollo autónomo nacional y regional y la integración latinoamericana. Fue así que desde las agrupaciones y regionales del MUI, como también desde nuestro lugar en la Federación Universitaria de La Plata (FULP) impulsamos el apoyo a las medidas de toma de MinCyT y de los diferentes CCT de todo el país.

La importancia del conflicto en CONICET radica en que se trata del primer conflicto en el que la unidad de las organizaciones y el apoyo de la comunidad científica consiguieron forzar al gobierno de Macri a dar respuesta a la totalidad de los afectados por una medida de ajuste sobre el sector científico. El carácter federal de la movilización, con ocupaciones en los CCT y asambleas por lugar de trabajo en distintos puntos del país, junto a la unidad de investigadorxs, becarixs y estudiantes fueron las claves de este logro.

Una de las limitaciones que se evidenció con el conflicto fue la dificultad para realizar una coordinación nacional que permitiera tener en cuenta para la toma de decisiones a las asambleas de los CCT del interior del país. Para la continuación de la lucha se presenta como un desafío principal superar algunas de las falencias con las que se afrontó este conflicto, construir canales de comunicación y mecanismos de representación federal para fortalecer la lucha unitaria y permitir avanzar hacia el logro de la estabilidad de todxs lxs compañerxs.

Más allá de este logro, la política gubernamental de ajuste y vaciamiento de las universidades y el sistema científico y tecnológico sigue su curso, como lo manifestó el Ministro Barañao que sostuvo en diversas reuniones que hay una definición política de achicar el CONICET. Ante esta situación, consideramos que este 2017 debe encontrarnos aceitando y fortaleciendo los canales de unidad en la lucha, los acuerdos programáticos que nos permitan no retroceder en los derechos conquistados y seguir avanzando en la construcción de una ciencia al servicio del desarrollo de nuestro pueblo.

MOVIMIENTO UNIVERSITARIO DE IZQUIERDA (MUI)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s