De la construcción del Sujeto Pedagógico a la Meritocracia educativa

Las Pruebas estandarizadas del Aprender 2016
de PEDRO PONCE CARRASCO
para MAESTR@ COLECTIVO

Primero, disculpas que diga cosas obvias o que escriba cosas viejas que siempre aparecen como nuevas.
Hecha esta aclaración, paso a definir sintéticamente los conceptos del título para que se entienda las tensiones que estamos planteando en un contexto de resistencia hacia el proyecto privatizador de la educación, para el que están preparando las condiciones objetivas y subjetivas. Si. Tal cual lo escucho. El enemigo que viene a colonizarnos maneja las categorías de la dialéctica muchas veces mejor que cierta izquierda dogmática y positivista.


¿Por qué nos interesa nombrar el concepto de Sujeto Pedagógico? Quizás porque esto se concreta en el aula, que es donde están los indicadores si se concreta o no las prácticas pedagógicas inclusivas. Hay inclusión, cuando se construye al interior del aula el Sujeto Pedagógico, o sea, esa relación entre el Sujeto que enseña, el Sujeto que aprende mediados por el currículum. Por supuesto, alrededor de este concepto, todo un fundamento filosófico, político, ideológico que me define en esa relación con el otro sujeto, con el contenido y su contexto en un todo coherente. Siempre es una relación constituyente donde se dan muchas contradicciones y donde nos interpela constantemente lo aprehendido y aprendido en nuestro propio trayecto de vida y de relación con la escuela.
Las políticas de inclusión, derivaron en la sanción de una Ley de Educación Nacional que derogó la privatista Ley Federal de Educación de los 90. En la nueva ley se consagra la educación como un derecho social. Ese derecho social se garantiza cuando el estudiante está asistiendo y aprendiendo lo prescripto, o sea, cuando se garantiza la construcción del sujeto pedagógico y el docente construye su Autoridad Pedagógica. También alrededor de esto, otras políticas públicas que garanticen que los chicos asistan y aprendan.
Pero también mencionamos el Mérito, la Meritocracia. Mérito viene de la conjunción de dos palabras del latín: Meritum (debida recompensa) y Meriri (ganar, merecer). Podríamos decir entonces que la meritocracia es el poder de los mejores, de los ganadores, de los merecedores, a quienes se los recompensa, subsidia, becan o incentivan.
El paradigma de la meritocracia, presenta a la educación como oportunidad, vinculado a un contexto de libre mercado o de desregulación por parte del Estado del mercado. Es el empoderamiento de las ONG y Fundaciones que empiezan a tener protagonismo en esto de darle un sentido y contenido a la educación y al sujeto que se quiere construir en un contexto colonizador de entrega y de ajuste hacia los trabajadores y trabajadoras.
Volvemos a repetir otra vez la discusión de la cuestión relacional de nuestra práctica. Con las políticas de inclusión, se planteaba una relación SUJETO-SUJETO. Mucho debate en las jornadas (PNFP) ahora congeladas y una fuerte batalla para romper las prácticas monocrónicas (esto de creer que todos aprenden de la misma manera y al mismo tiempo). A partir de las Pruebas Estandarizadas, de la injerencia de las ONG y Fundaciones en la educación, como el Sentido común que se viene instalando con respecto a la educación, la escuela pública y sus docentes, vienen los proyectos cosificadores, enajenantes de querer convertir una relación OBJETO-OBJETO. ¿Será una mayor dosis de reificación de la sociedad? La Taba está en el aire.
Para este transitar de la educación como derecho social, hacia la educación como oportunidad (de ganar, de merecer, como recompensa), aparece otra tensión que es la educación como privilegio, tal cual lo viene planteando Flavia Terigi en distintos Encuentros del SUTEBA donde cuestionamos las Pruebas estandarizadas. Es el viejo proyecto excluyente y de concepción de que la educación como gasto, y por lo tanto se trata de gastar bien, o sea, donde haya buenos resultados, buenos estudiantes. No se gasta en escuelas que estén abajo en los ranking que se hacen después de las pruebas estandarizadas censales. No se gasta en los que “perdieron la oportunidad”. La educación como oportunidad se toma o se deja. Si te va bien, te recompensan, te premian, te becan. Si te va mal, perdiste la oportunidad. Si sos pobre o excluido, es porque perdiste las oportunidades, porque optaste ser vago, o no pudiste entrar en los cánones estandarizados de lo que debe ser un estudiante.
Esto de cómo debe ser un estudiante, mediante el culto a las pruebas estandarizadas, se lo considerará como diría Tamayo (pedagogo colombiano), una hamburguesa de Mc Donald. Debe ser medido en todas partes del mundo con la misma vara, sin importar contextos, tiempos de aprendizaje, ni proyectos educativos. Se espera que nuestros y nuestras estudiantes sean como una Hamburguesa de Mc Donald, igual en todas partes. Se vuelve a instalar que todos deberían aprender de la misma manera y en el mismo tiempo. Nos volvemos a alejar de la pedagogía en este proyecto. Veníamos dando las batallas al interior de la docencia de como formarnos para concebir nuestras prácticas en una relación entre sujetos, sujetos de derechos y un contenido politizado, problematizado, contextualizado. Ahora vuelve la idea del docente como objeto y el estudiante como objeto con contenidos “neutrales” que escondan toda relación social.
Con respecto a las pruebas estandarizadas del Aprender 2016, debemos decir además, que son censales (y se hacen Censales cuando se quiere hacer ranking de escuelas), y no Muestrales como se venían haciendo en los últimos años. Otra característica de los años anteriores que los operativos se hacían considerando el currículum prescripto y con preguntas abiertas que permitiera saber cómo opera para llegar a una respuesta. Ahora son preguntas cerradas, que en dos minutos y medio deben resolver, pues “se espera que escupan la respuesta, que no piense, que no explore, que no intente” como nos alertó Patricia Sadosky, doctora en Matemática e investigadora del SUTEBA en las Jornadas organizadas por el sindicato en el marco de la lucha por la suspensión del operativo.
En este trayecto al que nos quieren llevar, avanzan creando las condiciones instalando fuertemente en el reaccionario sentido común, que los docentes “son vagos”, que tienen “muchos derechos”, que “faltan mucho”, que “no se enseña nada” y que “los pibes salen burros de las escuelas”. Una gran ayuda para instalar la Meritocracia, serán las pruebas estandarizadas que intentarán ahora en Octubre, donde el resultado ya lo adelantó la gobernadora Vidal: será un desastre. Demás está aclarar, pero no importa, que las pruebas estandarizadas no tienen nada de evaluativas, ni nada de pedagógicas en los paradigmas que veníamos trabajando y que están en la ley. Como la educación medida dará como resultado que todo el sistema educativo es un desastre, justificarán el cambio de paradigma, las leyes (incluso el Estatuto) y las cajas curriculares, sobre todo de la secundaria donde hay un eje muy fuerte en la formación política ciudadana de los jóvenes y adolescentes. Se trata de deculturizar lo que es derecho y la propia formación política ciudadana.
Esta película ya se vivió en Chile, donde la educación hizo eje en la preparación para las pruebas estandarizadas, donde las escuelas privadas contratan o compran paquetes tecnológicos a empresas que producen estas pruebas a nivel internacional, o se arman Institutos que entrenan en este tipo de pruebas, pues está la posibilidad de ser merecedor a algún premio o beca. También las ONG y Fundaciones que merodean el ámbito educativo ayudan a construir un nuevo sujeto colonizado, enajenado. Por supuesto con mucha resistencia del Colegio de Profesores de Chile. Pero, para este cometido, redujeron horas de Historia, de Filosofía y Arte para introducir horas que los entrenen a los estudiantes en dichas pruebas. También en Chile “evalúan” a los docentes en forma estandarizada con cuatro calificaciones: Destacado, Competente, Básico e Insatisfactorio. Los destacados pueden participar de otra prueba que si les va bien tienen un importante incentivo que nunca pagan. Y los que tienen un resultado insatisfactorio, pueden ser cesanteados. Quedan en manos de su empleador. Los resultados siempre son manipulados, pues coincide que el docente que quiere organizar la escuela gremialmente, son cesanteados por los resultados de las pruebas.
En el marco de la Deculturación de todo el proyecto nacional, popular o de inclusión, nos quieren generar una opinión contraria a lo construido. Que nos de vergüenza haber incluido. Que no se hable más de construcción de ciudadanía, ni de sujetos de derechos, ni ampliación de derecho, ni tanta política en la escuela. La palabra derecho, empieza a deculturizarse ante su supuesto fracaso, y en la educación como oportunidad empieza la batalla cultural por la mercantilización de la educación.
La tensión puesta Derecho-Mercancía, se avizoró en otros ámbitos tempranamente. El tarifazo de los servicios por ejemplo, fue además de un saqueo a nuestros bolsillos, una batalla cultural si los servicios son un derecho o son mercancías. Esa es la contradicción puesta y que se puede enmarcar en la transposición de la lucha de clases. Todas las palabras tienen su tensión con el contrario y más claro aún cuando esas palabras son categorías. La palabra Derecho se tensiona con el No Derecho. El No Derecho lesiona al Derecho cuando este es débil. Y si hablamos de tensiones, significa que esas palabras o categorías tienen campos de fuerzas: del derecho por un lado y del no derecho por el otro. Y si hay campos de fuerzas, hay centros de gravedad (como la teoría del vórtice de Demócrito). Y si hay campo de fuerza, hay centro de gravedad. El centro de gravedad, por nombrar un aspecto del derecho es la gratuidad. Cuando nos decía que era ridículo lo que se pagaba por el agua, en realidad nos estaban convenciendo que el agua es una mercancía no un derecho. Cuando el ciudadano aceptó ese relato como propio, producto de todo el proceso cultural de aculturación, deculturación y transculturación, y manifiesta que en realidad era vergonzoso lo que pagábamos y que se pagaba más por los celulares, nos ganaron la batalla cultural en ese sujeto, que ya empieza a ser menos ciudadano, o sea, menos sujeto de derecho. Si el transporte es subsidiado, o el agua, el gas, o la electricidad, es porque se lo considera un derecho. Tranquilamente podemos agregar el derecho a la comunicación y a los servicios audiovisuales, pero no quiero provocar tanto.
Ahí está el asunto. Avanzar en una sociedad ciudadanizada, con muchos derechos, es contraria a la idea de mercantilizar todo: los servicios, la salud, la educación, el sistema previsional, la infraestructura de los barrios, etc. Ahora asoma la idea que todo se paga. Se compra o se vende.
A modo de ejemplo de cómo se cuela la Meritocracia y la concepción de la educación como Oportunidad, vemos con mucha preocupación como ya algunos municipios como el de Lomas de Zamora, aparece esponsorizando e impulsando su relación con la Fundación Junior Achievement y convocando a participar de un Foro de Innovación a nuestros estudiantes, seleccionados previamente por la escuela. Una fundación cuya sede central es de Springs Colorado de EEUU y que en la Argentina además del Municipio de Lomas de Zamora lo esponsorea American Airlines, Banco Ciudad, Banco Galicia, Macro, Banco Patagonia, Banco Piano, BBVA Francés, Carrefour, Citi, Instituto Educativo Alas, Disney, Estudio Beccar Varela, HP, HSBC, IBM, Fundación La Nación, Telecom, Master Card, Mercado Libre, Petrobras, Provincia Seguros, Johnson, Toyota. Acompañan el proyecto también: Coca Cola, La Rural, Sheraton. Y apoyan el proyecto con Becas educativas: Universidad Torcuato Di Tella, Universidad San Andrés. Muchos de sus Presidentes y asociados, están además vinculados a otras Fundaciones como Cristiano Rattazi de la Fiat, que fue Presidente entre 2011 y 2012, participó de las actividades de la Fundación Libertad junto a la derecha golpista, saqueadora como José María Aznar, Mario Vargas Llosa, Roger Noriega (ideólogo de la Ley Helmun Burton de bloqueo a Cuba, del financiamiento a la Contra nicaraguense), Macri (que ya sabes de qué se trata), Alvaro Uribe (que promocionó el voto por el No a la Paz en Colombia), Vicente Fox (Presidente de la Coca Cola y promotor del ALCA), Makfalcoff (Ideólogo de la autonomía de Santa Cruz en Bolivia, etc., etc.).
Pero volviendo a la Fundación que nos ocupa, entre los objetivos que difunden en su página dice: “Valoremos el esfuerzo y lo reconocemos”, “Inspirar y preparar a los jóvenes para el éxito promoviendo el espíritu emprendedor, valores, habilidades y educación económica. Toda una concepción de la educación como oportunidad.
Está demás decir que la Fundación Libertad tiene vinculaciones con la USAID (Agencia de EEUU para el desarrollo Internacional) y la NED (Fundación Nacional para la Democracia). Ambas vinculadas a la CIA.
Esta es la situación. Estas son las tensiones. Derecho social a la educación o la Educación como Oportunidad (no como igualdad de oportunidades – como bien lo planteo Flavia Terigi en un Seminario de SUTEBA en la Universidad de Lanús). Y en la educación como oportunidad se cuela la concepción mercantilizadora de la educación. “Vos tuviste la oportunidad y no merituaste… es tu culpa”.
Pero es preocupante también, las declaraciones del Ministro de Educación Esteban Bullrich cuando dice que “es necesaria una nueva campaña al desierto… no con espadas, sino con educación” o cuando compara a “la educación actual como un Falcon de los 70 tuneado”. O sea, la educación como una espada en un genocidio o como un Falcon de los 70, esos que se usaban para secuestrar a nuestros cumpas, torturarlxs y desaparecerlxs. En esos discursos se cuele el inconsciente político, que por cierto es bastante preocupante como se ve en los hechos con los atentados a locales políticos y centros culturales o en las torturas y persecusiones hacia los integrantes de Garganta Poderosa.
Pero avanzando un poquito más. ¿Por qué la necesidad de decir después de los desastrosos resultados de las pruebas estandarizadas, que es necesario un cambio en educación? Esto viene con claras intencionalidades de deculturizar todo lo que tenga que ver con la inclusión y los derechos, y avanzar en la meritocracia. Premios o becas de las Fundaciones, ONG y del mismisimo Ministerio de Educación, a los mejores resultados. Se invierte en los buenos resultados y se castiga los malos resultados. Pero en el fondo lo que se quiere, es romper nuestra soberanía educativa. Que ya no nos pensemos. Que nos piensen de otro lado como ocurría en los noventa con el Banco Mundial, el FMI o la OMC. La idea es, en el marco de este proyecto imperial, colonizador, que la educación no prepare grandes científicos y técnicos para lanzar satélites al espacio, sino preparar a nuestros estudiantes en ser meros aprendices del manejo de la tecnología y la ciencia que se importa. El gobierno de Mauricio Macri genera las condiciones para que aceptemos un orden de la división internacional del conocimiento. Otra vez los científicos a lavar los platos y otra vez las escuelas Técnicas en la mira. Otra vez todas las materias que son de formación política ciudadana en la mira y otra vez Arte al ropero. Otra vez se las va a ocurrir a estos cráneos que no es necesario Física, ni Química, ni Biología sino una materia que sintetice todo. Nunca más Historia, Geografía, Construcción de Ciudadanía y otras materias y todo en una materia que podría ser Sociales. Volver a los 90. Y lo más importante, educación y usina mediática de por medio, la constitución de un nuevo sujeto que no será objeto. Será un objeto manipulable, permeable a los sentidos comunes instalados que modifique las matrices y dispositivos del pensamiento. Pero esto no es suficiente. La gran jugada de fondo, es la movida imperial de venir por los recursos de toda la Región. Y allí están planificadas las Bases Militares en Misiones, Salta, Ushuaia, Bahía Blanca, que junto a la que ya existe en Malvinas (que tiene un Amazonas en su plataforma submarina), se aseguran el control de los recursos escasos como el Agua, el Litio, Petróleo, las tierras más ricas para producir alimentos y además el control interoceánico en la disputa con China y Rusia. Los TTP, que es un ALCA en potencia, viene para este cometido. Y nosotros y nosotras otra vez condenados a ser un país productor de materias primas. Nada de valor agregado. Y con los TTP las exigencias de cambiar las leyes laborales (flexibilizarlas), y ser competitivos (tener bajo costo laboral, o sea, bajar los salarios que fueron los más altos de latinoamerica, junto al salario diferido).
Esto es lo que viene si nos regalamos como dicen los pibes y pibas. Hay que resistir, movilizar, organizar y luchar hasta vencer. El futuro es nuestro… pero si nos regalamos, seremos una colonia en un país saqueado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s