La base militar de EEUU en Ushuaia

1

 

Por Marcelo F. Rodríguez*

En el marco de las políticas llevadas adelante por el gobierno de Macri para hacer que la Argentina “vuelva al mundo”, eufemismo para dejar atrás las políticas de integración latinoamericanistas y volver al redil de las relaciones internacionales dictadas por los EEUU y sus socios europeos, hemos conocido en estos días que funcionarios del Ministerio de Defensa argentinos y se reunieron con funcionarios del Pentágono para avanzar en un acuerdo que busca establecer un supuesto “polo científico” en Ushuaia.

Así, como con el pretexto de la lucha contra el narcotráfico, en el llamado Plan Belgrano para el Norte Argentino, se anuncia la instalación de oficinas de la DEA en el norte de nuestro país, el denominado “polo científico” que se anuncia en Ushuaia, busca disfrazar la instalación de una base militar en una zona estratégica, ya que desde allí se pueden monitorear las rutas que conectan los océanos Pacifico, Atlántico e Indico, la conexión del sur de nuestro continente con el sur de África y, dato nada menor, las rutas hacia la Antártida, que constituye la mayor reserva de agua dulce congelada en el mundo y los mayores yacimientos de hidrocarburos de la región.

Como siempre que se impulsa la instalación de bases de este tipo, las excusas o justificaciones se basan en la necesidad de brindar ayuda humanitaria, apoyo ante catástrofes, combate al narcotráfico o apoyo al desarrollo y la investigación científica. En este sentido, el viceministro de Defensa Nacional, Ángel Tello, que viajó a los Estados Unidos al frente de la misión encargada de esta negociación, declaro al diario La Nación el domingo 15 de mayo que: “Queremos que la ciudad de Ushuaia se convierta en una base logística para apoyar las tareas científicas en la Antártida”, agregando que “Afianzar las relaciones con Estados Unidos en esta materia nos puede ayudar a insertarnos mejor con la Unión Europea”.

Declaración más que preocupante si recordamos que nuestro país mantiene una disputa de soberanía sobre la Península Antártica con Chile y Gran Bretaña, que cuenta con la base de Mount Pleasant en las Islas Malvinas, que en realidad es una base de la OTAN instalada en nuestro territorio.

Las negociaciones del gobierno argentino deben ser vistas como una concesión frente a la agresividad con que se está moviendo el imperialismo estadounidense en el marco de la crisis que atraviesa el capitalismo a escala mundial.

Cabe recordar que los Estados Unidos cuentan con cerca de 800 bases militares distribuidas en el planeta, cerca de 80 en América Latina y el Caribe en donde además ha reactivado la Cuarta Flota, a la vez que impulsa procesos de desestabilización contra todo gobierno que no acepte mansamente sus directivas.

La base que se busca instalar en Ushuaia, cumple además con los requisitos de uno de los objetivos centrales de los EEUU, el control de los bienes naturales, del petróleo, del agua dulce, de las tierras productoras de alimentos, de los recursos minerales y de la biodiversidad.

Los Estados Unidos han colocado la disputa por el control de los bienes naturales en el centro de sus intereses geopolíticos, y la instalación de la base en Ushuaia pasaría a formar un importante eslabón en la cadena con que busca cercar a América Latina y el Caribe bajo su dominio.

*Sociólogo. Director Adjunto del CEFMA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s